domingo, 9 de agosto de 2015

EL SOL DE LA FAMILIA



Al fundar una familia y formar un nuevo hogar,
es importante saber que el Sol no puede faltar.

El Sol alumbra y calienta, da vida y resplandor,
todo ser vivo se alegra a la salida del Sol.

Aunque salgan nubarrones y descargue un chaparrón,
todo es bueno y muy fecundo, si luego sale un buen Sol.

También en cada familia debe brillar siempre el Sol,
el Sol de la compañía, de la bondad y el amor.

Este Sol que son los padres,o lo deberían ser,
ningún día ha de faltar antes del anochecer.

Este Sol que son los padres unidos por el amor,
ningún día faltará si existe siempre el perdón.

Este Sol que son los padres, si se miran con amor,
se respetarán siempre y todo les irá mejor.

Este Sol que son los padres, cuando han de corregir,
siempre se ponen de acuerdo en cómo lo deben decir.

Este Sol que son los padres, siempre suelen dialogar,
y si han de corregir es porque quieren amar.

Una buena educación sólo se puede dar
si los padres dialogan y se quieren entregar.

Este Sol que son los padres si les cuesta concordar,
el amor es muy profundo y lo pueden superar.

Si el marido es bondadoso y comprende a su mujer,
conseguirá que su amor nunca pare de crecer.

Si la mujer es cariñosa y ama con alegría,
la familia está salvada y habrá buena armonía.

Este Sol que son los padres, todo padre puede ser,
no es ninguna utopía ¡sólo hace falta querer!

¡Esta es la condición para tener siempre el Sol,
el Sol de la compañía, de la bondad y el amor!


3 comentarios:

  1. Carmen me alegro de que hayas avierto este blog pues nos haces a todos@ los@ blogueras un gran regalo con tus poemas llenos de sensibilidad y en senñanzas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con el poema. Pongamos en práctica el amor, la comprensión y el perdón en nuestras familias y habrá unión y felicidad.

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto lo qué dices Carmen, me ha encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar